área vivencial

vida práctica

Aprovechando la pasión que despierta la posibilidad de imitar al adulto, en esta Área al niño se le encomiendan tareas que para el adulto resultan comunes, como lavar platos, verter agua de un recipiente a otro, ensartar cuentas, etc. Con ello se trabajan aspectos esenciales en el desarrollo del niño como son: la concentración y la coordinación óculo – manual.

área sensorial

El niño se enfrenta al mundo usando constantemente todos sus sentidos.

En el salón Montessori los materiales sensoriales lo ayudan a percibir los detalles del mundo que les rodea. Primero con sensaciones muy contrastantes y exageradas, para avanzar en el proceso hacia sensaciones más graduadas relacionadas con el tacto, el olfato, el gusto, los sonidos; entre otros.